César en el veterinario

El pobre César está pachucho. Auscúltalo como un veterinario de verdad y cuida de tu oso favorito. ¿Necesita una tablilla o una escayola? ¿Le has tomado la temperatura? ¿Ha tomado bien el jarabe mágico? Cuando esté curado, mándalo a descansar a su casita. ¡Es muy práctica! Puedes llevártela allí donde vayas para vigilar mejor su salud.